Yo sé que escribir, del amor, las tusas, sexo, menstruación y todas las charradas modernas es lo que más nos gusta leer, y se nos va el tiempo contando likes, pendientes del caption que le pondremos a nuestra siguiente foto, si hemos perdido seguidores, y un sinnúmero de cosas que, a la hora del té, no tienen ningún sentido.

Y ni hablar del tiempo que gastamos eligiendo el color de uñas que tendremos esta semana, o la ropa que vamos a usar, (si es un evento especial ni se diga). Y así en infinidad de cosas, se nos va el tiempo y la vida, pensando en nadie o nada más que nosotros, y aquí no estoy hablando del amor propio. Que obvio debe ser lo primero, hablo de que llevamos una vida tan superficial, tratando de demostrar siempre que tenemos “con qué”, tenemos con qué comprar, con qué consumir, con qué viajar. Etc.

Y se nos olvida que la vida es más que eso, o debería, ser más que eso, que nuestro legado podría ser más grande, pues para la vida que nos damos, gastamos a diario recursos que se van y no vuelven, y así pensemos que somos súper minúsculos en este mundo, nuestra huella sea de contaminación o de preservación: cuenta. Y cuenta mucho.

Actualmente agotamos el agua de la tierra y el aire limpio, estamos viviendo con las reservas de futuras generaciones, y si, es “agotamos” porque es algo que hicimos tu y yo, algo de lo cual todos somos responsables.

Según cálculos de la ONG Footprint network esto se denomina día del sobre giro de la tierra, y se dice que para soportar la demanda actual de recursos para todos los habitantes de la tierra, necesitaríamos 1,75 planetas tierras. Si viviéramos como se hace en Estados Unidos se necesitarían 5 planetas como la tierra, si fuéramos todos como reino Unido, Francia e Italia, necesitaríamos 2,7 planetas, y si viviéramos como India, necesitaríamos 0,7 planetas.

En verdad que necesitamos despertar, o sino no tendremos nada que dejar a las futuras generaciones, pasó la vida y se nos olvidó que no somos dueños de nada, que estamos aquí como unos invitados, tomando prestado los recursos, y como buenos invitados debemos administrarlos con coherencia y respeto.

Hemos sido nosotros, el ser humano quienes hemos dañado todo, nosotros podríamos dejar de existir, y la tierra seguiría girando y funcionando, salvaje y naturalmente como debería. No somos conscientes que la industrialización, los avances tecnológicos, la revolución verde, la sobre explotación de petróleo y todo eso que vemos que NO es natural, lo hemos creado para nuestra comodidad y beneficio, sin pensar en las consecuencias.

Ojalá que el aporte no sea solo con la foto que compartimos diciendo que “tenemos que ayudar” porque miles de fotos de esas se comparten a diario en todas las redes sociales, pero solo nuestra vida “off line” y nuestros hábitos son los que marcaran la diferencia, no hagamos más parte de la montaña de la estupidez humana, donde se recogen miles de millones para levantar obras de ladrillo que no benefician en lo absoluto. Pero para salvar el único hogar que tenemos, nadie quiere incomodarse.

 

Escrito por: @marianacastillo07
———————————————————————————–


Datos estadísticos tomados de:
@ecosapiens_col
Imagen tomada de: www.nuevamujer.com

 

0
0 item
Mi Carrito
Empty Cart