SANGRE MENSTRUAL… ¿SANGRE SUCIA?

No es un secreto que todo lo que involucre la sangre menstrual ha sido un mito a lo largo de los años, y pensar en eso para muchas ha sido motivo de asco o pena, y para los hombres aún más. Apenas ahora en esta nueva era estamos logrando ver la menstruación como lo que realmente es: Algo natural.

Aun así, hemos escuchado muchas chicas que, si bien llegan muy inquietas y curiosas para usar la copa menstrual, convencidas por sus amigas creen que es lo mejor, se encuentran confundidas y con voz penosa y preocupada, nos preguntan: ¿me voy a untar de sangre cuando la saque?, ¿la sangre va a oler feo estando ahí por 12 horas? Es que en serio, me da asco pensar en eso. (dicen)

Es apenas normal, todas las dudas y prevenciones con las que venimos, y es que la realidad, lejos de tener que darnos asco, debería darnos asombro por la manera en que este proceso tan natural y casi mágico se gesta en nosotras las mujeres. Pues hemos sido enseñadas desde el asco, el rechazo, el esconder y casi odiar nuestra menstruación, y ¿cómo no? Si desde niñas nos enseñan que es un “residuo”, sangre mala y sucia. Nadie nos contó que la verdad es que la sangre menstrual es el resultado de una matriz que se prepara para recibir un óvulo fecundado, formando capas protectoras de endometrio, vitaminas, lípidos, células madre, agua, proteínas, hormonas y demás. Y si el óvulo no es fecundado, este casi tesoro, lleno de cosas valiosas, debe salir por nuestras vaginas para que el ciclo vuelva a iniciar. Perfecto ¿no?

Cuando nos iniciamos en el mundo menstrual, iniciamos con las toallas de nuestras mamás o con la muestra gratis que habían ido a repartir a nuestro colegio, o lo que sea que hubiera en casa, luego quizás muchas dieron su paso hacia el tampón, pero todos ellos productos lejanos al proceso menstrual que llevamos, pues obvio usar y desechar era más fácil, y entre más rápido mejor.

Ahora, que muchas hicimos esta migración a la copa menstrual nos hemos dado cuenta que lo que está mal no es nuestra sangre, sino dejarla descomponiendo en un producto absorbente es lo que puede causar malos olores e infecciones, adicionalmente, nos hemos dado la oportunidad de ver nuestra sangre como realmente es “líquida” y saber que podemos incluso usarla para otros propósitos.

¿Otros propósitos? Emmmm no, gracias, estarás pensando quizás mientras lees, pero en serio, no tiene nada de malo, como ya vimos la sangre menstrual está llena de componentes no dañinos y que se pueden aprovechar, puedes usarla por ejemplo para hacerte una mascarilla, pues ayuda a hidratar, disminuye manchas y puede regenerar tu piel, así que una vez al mes puedes aprovechar tu sangre y darte un día de spa completamente natural y en casa, tu piel seguro que lo agradecerá.

Adicionalmente haciendo una mezcla adecuada, (con suficiente agua) puedes regar las plantas de tu casa o de tu jardín. 🌷. ‍♀️. También ha servido como pintura 🎨 y en el caso que quieras explotar tu lado artístico puedes usarla y experimentar un nuevo insumo.

Claramente todo esto es posible usando la #copamenstrual, así que ahora lo sabes:
Nuestra sangre menstrual no debería darnos asco, contiene #VIDA como todo lo valioso que somos nosotras mismas. Así que antes de tirarla por el excusado piensa 2 veces si quieres darle un nuevo destino a tu #menstruación

 

Escrito por:
@marianacastillo07

0
0 item
Mi Carrito
Empty Cart